Optimizada 1280 pixels de ancho

domingo, 17 de noviembre de 2013

Entrevista al Venerable Maestro de la Logia Semper Fidelis

La masonería ha dejado de ser un secreto inaccesible, ya que la orden es discreta pero no secreta. En el territorio español, últimamente, se han producido gran cantidad de entrevistas en medios de información que están ayudando a salir a la luz a la Orden proporcionando a todo aquel que desee saberlo lo que somos y lo que no somos.

La periodista Nieves Bolado ha entrevistado al Venerable Maestro actual de la Logia Semper Fidelis , el Hermano Rafael Rodriguez, aquí os dejo el texto de la entrevista, publicada en el Diario Montañes el 17 de Nov de 2013 (un diario de la zona).


Abatieron columnas el 28 de marzo de 1937 en la Logia de Santander, cinco meses antes de que entraran  las tropas de Franco; 76 años después deciden proclamar que sí, que son masones

SANTANDER. Tienen su sede en Torrelavega. Son una veintena de hombres que han levantado  las columnas de la única logia masónica que actualmente existe en Cantabria. 'Semper Fidelis 150' no tiene inconveniente en romper la invisibilidad de un grupo que fue perseguido durante el franquismo. Ahora se descubren tal como son. El 'venerable maestro' Rafael Rodríguez relata los sentimientos y los fines de una sociedad creada hace quinientos años. La masonería moderna se define como un sistema peculiar de moral, expresado con símbolos de la construcción. «Permite a sus miembros desarrollar su capacidad de escucha, de reflexión y de diálogo, para transmitir estos valores a su entorno».

-¿Qué hace un masón en el siglo XXI?
- Como hace siglos, seguimos propugnando los mismos ideales de libertad y tolerancia. Es un individuo integrado voluntariamente en un grupo que trabaja para perfeccionarse y evolucionar como persona desde la reflexión, utilizando rituales y símbolos de los antiguos constructores de catedrales. Un masón no lo es si sus compañeros no lo reconocen como tal.

- Una logia masónica en Cantabria, 70 años después. ¿Por qué?
- Porque significa una normalización con la sociedad cántabra, ya que es lo habitual en cualquier país de nuestro entorno. Significa que, por mucho que se hayan perseguido los ideales que propugnamos de democracia, libertad, tolerancia, libre pensamiento y progreso, reaparecen una y otra vez en la historia.

- ¿Cuál fue la última 'tenida' que hubo en la región?
- La masonería existió en Cantabria desde 1811 hasta la ultima reunión masónica celebrada en Santander el 28 de marzo de 1937, cinco meses antes de la entrada de las tropas franquistas. No fue hasta el 17 de octubre de 2006 cuando pudimos reanudar los 'trabajos'.

- ¿Qué les hizo reagruparse?
- Este taller se creó por iniciativa de masones veteranos cántabros, que trabajaban masónicamente en otras
provincias o países y que decidieron que había que devolver a esta región la tradición masónica que siempre había tenido.

- ¿Hay jóvenes que quieren ser masones hoy en día?
- Tenemos un amplio abanico de edades - desde 38 a 70 años- proceden tes de sectores muy diversos: jubilados, funcionarios, empleados, comerciantes y profesionales. En la actualidad, hay una mayoría  de jóvenes que augura expectativas de futuro interesantes.

- ¿Qué motivo les lleva a recuperar las masonería en Cantabria?
-El deseo de ser mejores personas y poder así influir en nuestro entorno de forma positiva sobre los valores
de respeto, igualdad y libertad. Buscamos ser personas que tratan de conocerse mejor a sí mismas para poder crecer, relacionarse y ser ciudadanos solidarios y ejemplares. Respetar las leyes y a las autoridades
elegidas democráticamente.

- ¿Pesa todavía hoy, 35 años después de acabar el franquismo, el estigma con que se les marcó casi a fuego?
-Una de las herramientas más importantes que las dictaduras utilizan para conservar su poder es sumir al pueblo en la ignorancia. Cuando una mentira se repite muchas veces, los que no piensan por sí mismos acaban convirtiéndola en una verdad absoluta. Los españoles que no nos conocen siguen relacionándonos con algo misterioso y prohibido. Cada vez que nos reunimos y pienso que hace setenta años se nos fusilaba por hacer lo que hacemos, me invade una profunda tristeza. En aquella época se fusiló y encarceló a más personas por ser masón de los que realmente existían. Esta situación se prolongó hasta entrados los años sesenta. Cuando esto se lo contamos a un hermano inglés o americano se sorprenden tanto como si se dijera que fusilaban a los hinchas de un equipo de fútbol. No les entra en la cabeza que eso pudiera haber ocurrido aquí. Cuando preguntas el porqué a la gente, no sabe qué contestar y relacionan la masonería con algo malo porque «alguien se lo ha dicho».

- Masonería: ¿discreción, secretismo o anonimato?
- Como organización, el adjetivo apropiado es el de discreta: actuamos diciendo quiénes somos, pero sin buscar publicidad. Descartamos la condición de secreta, ya que ese tipo de asociaciones están prohibidas en la Constitución española, y la masonería cumple a rajatabla con la legalidad. Y no solo descartamos el secretismo desde el punto de vista administrativo, quien quiera comprobarlo no tiene más buscamos en Internet y conocerá más de nosotros. Individualmente cada masón decide si quiere ser discreto o anónimo. Lo que no puede hacer, es revelar la pertenencia de otro miembro para preservar la libertad de ese otro hermano en esta cuestión.

- Tanta discreción no encaja con los tiempos actuales, dominados por la publicidad, el marketing, el exhibicionismo ...
- Huimos de un exhibicionismo innecesario, ya que cuando actuamos lo hacemos de corazón. Lo que buscamos es una sociedad mas justa y solidaria. Por eso los masones de todo el mundo mantienen obras filantrópicas sin buscar reconocimiento ni distinciones, haciendo el bien por amor al mismo bien, con  normalidad y sin publicidad.

- Pero sí parecen necesitar una campaña de imagen, porque todavía se les sigue relacionando con lo secreto, lo oscuro.
- Afortunadamente, las personas cada vez viajamos más y nos cultivamos. Empieza a reconocerse que ser masón es sinónimo de buena persona, preocupada, solidaria y que trabaja para mejorar su entorno.

- Y lo de los ritos, ¿no ha quedado un poco antiguo?
-Es el mismo rito que hace quinientos años. Es sencillo, intimo y lleno de simbolismo. Lo preside las tres luces (el volumen de la Ley Sagrada, que en nuestro caso es la Biblia,la escuadra y el compás) y lo que realizamos es una representación dramatizada de lo que sería una jornada de trabajo de los antiguos canteros medievales. Reflexionamos sobre su simbología. Después de esta reunión continuamos con una cena que llamamos 'ágape fraternal', en la que realizamos una serie de brindis habituales en todas las logias del mundo. El último siempre por los hermanos masones en dificultades. Entonces se pasa el 'saco de la beneficencia', o 'bolsa de las viudas', donde cada masón introduce una cantidad voluntaria de dinero que  después se destina a la caridad.

- ¿Quién se beneficia de su caridad?
- Cuando sabemos por un hermano que hay una necesidad particular o social, entregamos el dinero que hemos recaudado.

- ¿Con la crisis han aumentado las donaciones?
-No son excesivas, porque somos pocos en la Logia, y creo que siguen igual que otros años.

- ¿Hay máximas que les impida dar publicidad a sus 'tenidas'?
- Las mismas que puedan tener una empresa o una organización de cualquier tipo. Incluso una familia tiene cosas que aquellos que no pertenecen a ella ni conocen. No tenemos nada que ocultar, pero tampoco nada que pregonar, simplemente, porque hablamos de lo que nos une. Por cierto, entre de lo que hablamos no están ni la política ni la religión. Está prohibido, a fin de garantizar la armonía del grupo.

- ¿Masón es sinónimo de liberal?
- Efectivamente. Todos deberíamos ser iguales, tener las mismas oportunidades sin la existencia de dobles raseros para medir nuestras acciones. Lo que prima en nosotros es el respeto a la libertad de palabra y opinión de cada uno. Practicamos una verdadera fraternidad que nos mantiene unidos desde el principio.

- ¿Cualquier creencia y militancia política tiene cabida?
- No. Que cada uno considere más apropiada, siempre que no vaya contra los derechos humanos o los principios democráticos. Creemos en la existencia de un Ser Supremo, al que denominamos simbólicamente 'Gran Arquitecto del Universo', de modo que cada uno pueda identificarlo o interpretarlo según sus creencias personales. Políticamente, somos una muestra de la sociedad cántabra y las simpatías que abarcan todo el espectro político que recoge la Constitución. Lo único que no admitimos son radicalismos ni extremismos.

- ¿Puede un masón dejar la Logia cuando lo crea oportuno?
- Cuando quiera y sin dar explicaciones desde el dia siguiente a su ingreso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son revisados por un moderador.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...